Frigiliana luminosa

Frigiliana (Málaga) ESPAÑA

Frigiliana (Málaga) ESPAÑA

Podría parecer una isla del Egeo o un pueblo de la Capadocia, pero se trata de un paraíso más cercano. Con uno de los conjuntos moriscos más deslumbrantes de todo Andalucía, Frigiliana cautivará para siempre a todo aquel que la visite. Sobre su sinuoso callejero de adoquines esmaltados, se suceden pronunciadas escalinatas, pasajes en penumbra y miradores espectaculares. Bajo ese cielo diáfano del mediterráneo, sus calles resplandecen iluminadas por la tenue luz de sus farolas. Durante un paseo nocturno, comprobamos como el silencio se ha apoderado de este pueblo. La circulación de vehículos está prohibida en todo el casco viejo y esto hace que sólo se escuchen los murmullos de los vecinos. Algunas de las conversaciones lo son en idiomas foráneos. Muchos viajeros no han podido resistir el encanto de Frigiliana, y han decidido quedarse para siempre.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

 

.

 

La canción de Calella de Palafrugell

Calella de Palafrugell (Girona) ESPAÑA

Calella de Palafrugell (Girona) ESPAÑA

Verano de 1970. Un joven Joan Manuel Serrat se hospeda en el pequeño hotel Can Batlle de Calella de Palafrugell. Ha lanzado ya tres LPs y prepara su próximo disco. Los paseos por pueblo, el contacto con sus gentes y las vistas al mar inspirarán la que es considerada la mejor canción española del siglo XX: Mediterráneo. Esta villa de la Costa Brava que ha sobrevivido al boom urbanístico, conserva todavía todo su encanto  marinero. Cuando hoy caminamos por sus callejuelas, o pisamos su playa podemos experimentar las mismas sensaciones que inspiraron a Serrat.  Calella es sinónimo de Mediterráneo.

Si un día para mi mal /viene a buscarme la Parca/ empujad al mar mi barca/ con un levante otoñal/ y dejad que el temporal/ desguace sus alas blancas. (Joan Manuel Serrat /Mediterráneo)

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

Los senderos de la Isla de Lopud

lsla de Lopud (Dalmacia) CROACIA

Isla de Lopud (Dalmacia) CROACIA

Las  Elafiti son un grupo de islotes de clima benigno y muy próximas a la costa meridional de Dalmacia. Por esa razón los nobles de Ragusa (actual Dubrovnik) construyeron aquí sus palacios de verano. Una de estas islas es la pequeña Lopud. Sus escasos 5 kms cuadrados, repletos de vegetación mediterránea, están surcados por múltiples senderos. Caminando entre olivos y almendros el viajero puede atravesarla en apenas 3 horas. La costa, en su mayor parte rocosa,está salpicada por playas de arena fina. La más grande y concurrida es la Sunj.Por el paseo que une esta playa con el embarcadero los turistas caminan animados y presurosos. La jornada está llegando a su fin. En Lopud suenan ya las sirenas de los barcos que los llevará al continente.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©