Castelo de Vide, herencia judía

Castelo do vide

Juderías de Castelo de Vide (Alentejo) PORTUGAL

El extremo oriental del Alentejo, otrora tierra de reñidas batallas, está salpicada por pintorescas villas fortificadas. Cuando el viajero vislumbra la silueta de la Sierra de Mamede se topa irremediablemente con un imponente castillo. A sus pies se arremolina la pintoresca y sorprendente localidad de Castelo de Vide. Durante el siglo XII se asentó aquí, junto al burgo medieval, una importante y pujante comunidad hebrea. Caminando sobre su destartalado empedrado, descubrimos restos de su vieja judería. A destacar los restos de su vetusta sinagoga y un sinfín de huellas centenarias.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

condenado

 

Anuncios

El mar de Capri

Marina di Capri

Marina Grande (Capri) Campania. ITALIA

En un pequeño islote del Golfo de Nápoles, habitaron un día las sirenas. “Había un lugar donde las nereidas emitían cantos irresistibles que conducían a  los marineros a la perdición”. Muchos estudiosos ubican esta leyenda narrada en La Odisea en la isla de Capri. Siglos después el emperador  Tiberio quedó poderosamente hechizado por la belleza de esta ínsula y fijó aquí su retiro. Lugar de refugio e inspiración para escritores como Rilke, Neruda o Malaparte, en la actualidad sigue siendo un poderoso imán para los miles de visitantes que arriban todos los veranos. En la parte alta de la isla, numerosos hoteles y tiendas conservan todavía un poderoso aire vintage. Permanecen en sus calles el recuerdo de una época en la que los paparazzi  corrían a la caza de las estrellas de cine que eran habituales del lugar. Pero en la ribera, al pie del  muelle de Marina Grande, la atmósfera es muy distinta. Callejones estrechos que discurren entre casas desvencijadas conforman un arrabal puramente marinero. Escondido entre los vetustos edificios de rojo pompeyano, parte un funicular que asciende hasta la cima de la isla. En apenas 5 minutos el viajero pasará  de saborear un auténtico ambiente portuario a toparse con un pueblecito en el que ha arraigado el lujo y la sofisticación.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

capri peli

Nápoles normanda

castillo napoles

Castel dell’Ovo (Nápoles) Campania ITALIA

Sobre un islote rocoso situado en lo que hoy se conoce como Golfo de Nápoles, los griegos establecieron en el siglo VII a.C. un importante asentamiento. Fue el germen de la antigua Megaris que siglos más tarde se convertiría en la ciudad de Nápoles. Cuando los normandos en la Edad Media consolidaron su dominio en el sur península itálica, levantaron aquí una fortaleza  inexpugnable. Su nombre, “Castel dell”Ovo”, se debe a que Virgilio escondió aquí un huevo y profetizó que si éste se rompía, el castillo sería destruido. Nada de eso sucedió y el bastión más antiguo de la capital de la Campania se mantiene irreductible frente a los embates del tiempo. En los atardeceres de agosto, los muros del viejo castillo resplandecen sobre la silueta del Vesubio. No hay nada más napolitano.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

maca

Camino de hierro sobre el Duero

Puente Luis I, Oporto (PORTUGAL)

Puente Luis I, Oporto (PORTUGAL)

El rápido crecimiento que experimentó la ciudad de Oporto a fines del siglo XIX obligó a buscar una solución para mejorar sus comunicaciones. Durante años el paso sobre el Duero se realizaba a partir de una hilera de barcazas o mediante puentes de madera. El ayuntamiento encomendó en 1879 un atrevido proyecto para la construcción de un puente de hierro al arquitecto alemán Téophile Seyrig, anteriormente socio de Gustav Eiffel. Esta construcción que se inauguró en 1886 y que tiene una longitud de 400 metros, se convertiría con el paso del tiempo en unos de los símbolos más universales de Oporto.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

plantilla Aquí se rodóPresentación1

 

 

Bajo las bóvedas de Stepahnsdom

Stephandom .(Viena) AUSTRIA

Stephansdom .(Viena) AUSTRIA

Como testigo de los lejanos años del Imperio, en el centro de Viena resplandece la catedral de San Esteban . Entre sus paredes descansan los restos de la mayoría de los Habsgurgo, otrora dominadores de Europa. Del templo original levantado durante el siglo XII sólo se conserva la llamada puerta de los Gigantes y las torres de los Paganos.Tanto la nave central como el coro y capillas laterales proceden de los siglos XIV y XV. El interior de la gran catedral atesora innumerables joyas artísticas,destacando el espléndido altar Wiener Neustäder y sus magníficas tallas policromadas. Es día festivo y cientos de personas que pasean entre las columnatas, escuchan el fuerte tañer de la gran campana de la catedral. Su historia nos habla del pasado de la ciudad. Cuando los turcos se retiraron de el sitio de Viena en 1683 dejaron abandonada su artillería. Sus cañones se fundieron para crear una inmensa campana que sigue resonando como el primer día.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

z el cardenal