“Alturas y horizontes. Una mirada a Nueva York”. (Libro de fotografías. Autor: Alfredo Medina. 2019).

 

Portada de Fotolibro.

 

Libro de 70 páginas. (30×30 cm). 2,5 mm de espesor.Encuadernación de lujo.

Género: Street Photography

 

 

(Distribución y venta: Informaremos próximamente)

Castelo de Vide, herencia judía

Castelo do vide

Juderías de Castelo de Vide (Alentejo) PORTUGAL

Otrora tierra de reñidas batallas, el extremo oriental del Alentejo está salpicado por pintorescas villas fortificadas. Cuando el viajero vislumbra la silueta de la Sierra de Mamede se topa irremediablemente con un imponente castillo. A sus pies se arremolina la pintoresca y sorprendente localidad de Castelo de Vide. Durante el siglo XII se asentó aquí, junto al burgo medieval, una importante y pujante comunidad hebrea. Caminando sobre su destartalado empedrado, descubrimos restos de su vieja judería. A destacar los restos de su vetusta sinagoga y un sinfín de huellas centenarias.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

condenado

 

Astros y jardines en Chaumont

ch

Chaumont-sur-Loire (Loir- et- Cher) FRANCIA

Para vigilar la frontera entre los territorios de Blois y Anjou, el conde de Eudes mandó edificar hacia el año 1000 una espléndida fortaleza en una loma de la ribera del Loira. Más tarde, en pleno renacimiento, Catalina de Medicis revitalizó está construcción que pasó de ser una mero castillo a un centro de gran actividad social. Aquí se celebraron innumerables bailes  y pantagruélicos  banquetes. Como entusiasta de la astrología, la reina acogió en en el castillo de Chaumont a las figuras más  reputadas del momento, entre ellos al mismísimo Nostradamus. La magia que transmite el entorno del Loira adquiere en estos lares una especial relevancia. Estos terrenos, sobre los que se organiza el Festival Internacional de Jardines, reúnen anualmente a los mayores expertos mundiales en  paisajismo del mundo. Arte y naturaleza dialogan en Chaumont con las estrellas.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

 

ROM

 

 

Santa Cristina de Lena, arte milenario

Santa Cristina de Lena (Lena) Asturias. ESPAÑA

Iglesia de Santa Cristina  (Lena) Asturias. ESPAÑA

A mediados del siglo IX la monarquía asturiana dejó su impronta en una serie de edificaciones que años más tarde serían catalogados dentro del estilo de prerrománico asturiano. En las estribaciones de la Cordillera Cantábrica, rodeada de robles y avellanos, se esconde la pequeña iglesia de a Santa Cristina de Lena. Para muchos expertos su valor artístico no es comparable con obras como Santa María del Naranco o San Miguel de Lillo, pero no  por ello deja de sorprender al visitante. Consta de una planta de cruz griega, algo atípico dentro de este estilo, y numerosos contrafuertes de piedra labrada. A lo largo de los siglos ha sufrido periodos de abandono y continuas reformas. Uno de las primeros estudiosos de esta obra fue Jovellanos, que en 1793 en su Diario Quinto incluyó varios planos y dibujos. 

*Sta, María del Naranco, San Miguel de Lillo y Santa Cristina de Lena fueron declaradas PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD por la UNESCO 

 

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

 

z el abu plantilla Aquí se rodóPresentación1

Nápoles normanda

castillo napoles

Castel dell’Ovo (Nápoles) Campania ITALIA

Sobre un islote rocoso situado en lo que hoy se conoce como Golfo de Nápoles, los griegos establecieron en el siglo VII a.C. un importante asentamiento. Fue el germen de la antigua Megaris que siglos más tarde se convertiría en la ciudad de Nápoles. Cuando los normandos en la Edad Media consolidaron su dominio en el sur península itálica, levantaron aquí una fortaleza  inexpugnable. Su nombre, “Castel dell”Ovo”, se debe a que Virgilio escondió aquí un huevo y profetizó que si éste se rompía, el castillo sería destruido. Nada de eso sucedió y el bastión más antiguo de la capital de la Campania se mantiene irreductible frente a los embates del tiempo. En los atardeceres de agosto, los muros del viejo castillo resplandecen sobre la silueta del Vesubio. No hay nada más napolitano.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

maca