Mykonos, la isla del viento

– Puerto Viejo de Hora. Mykonos. Grecia –

 

Primera hora de una tarde tórrida de Agosto. Por el viejo puerto de Mykonos sólo transita un grupo de niños juguetones, que alborozados desafían al sol. El mercadillo ambulante de la mañana ha dejado un fuerte rastro de olor a pescado. En la lejanía se escuchan las apasionadas chácharas de los lugareños durante la timba del domingo. Pero de forma repentina el rugiente meltemi hace acto de presencia. Este viento que inunda calles y que agita aspas de molino, es un actor omnipresente en el Egeo. En la capital Hora, salvo el paso del meltemi, todo es muy distinto a lo que fue hace seis décadas.

A este islote que un día fue paraje indómito, arribaron en los lejanos años 60 lo más sofisticado de la “yet elite”. A la cabeza los míticos Onassis y Jaqueline. Su estancia en la isla provocó un particular “efecto llamada” sobre los aristócratas, empresarios y  celebrities más famosos del momento. La metamorfosis de Mykonos ya fue irremediable. Luego vinieron los desinhibidos hippies, los artistas extravagantes, y finalmente los turistas mainstream. Fue entonces cuando las humildes viviendas se convirtieron en apartamentos turísticos y las tabernas mutaron en discobares.

Pero el encanto de Mykonos sobrevivió;  a día de hoy su capital Hora conserva todo el espíritu de las islas Cícladas. Salpicada de molinos que miran al mar, no ha alterado sustancialmente su fisionomía. Su conjunto de casas blancas y cubicas, sobre fondo azul-cielo, se proyecta como una de las imágenes icónicas de Grecia.

-©fotografía y texto: Alfredo Medina-

———————————————————————————————————————————

 

———————————————————————————————————————————

 

Castelo de Vide, herencia judía

Castelo do vide

Juderías de Castelo de Vide (Alentejo) PORTUGAL

Otrora tierra de reñidas batallas, el extremo oriental del Alentejo está salpicado por pintorescas villas fortificadas. Cuando el viajero vislumbra la silueta de la Sierra de Mamede se topa irremediablemente con un imponente castillo. A sus pies se arremolina la pintoresca y sorprendente localidad de Castelo de Vide. Durante el siglo XII se asentó aquí, junto al burgo medieval, una importante y pujante comunidad hebrea. Caminando sobre su destartalado empedrado, descubrimos restos de su vieja judería. A destacar los restos de su vetusta sinagoga y un sinfín de huellas centenarias.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

condenado

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

El mar de Capri

Marina di Capri

Marina Grande (Capri) Campania. ITALIA

En un pequeño islote del Golfo de Nápoles, habitaron un día las sirenas. “Había un lugar donde las nereidas emitían cantos irresistibles que conducían a  los marineros a la perdición”. Muchos estudiosos ubican esta leyenda narrada en La Odisea en la isla de Capri. Siglos después el emperador  Tiberio quedó poderosamente hechizado por la belleza de esta ínsula y fijó aquí su retiro. Lugar de refugio e inspiración para escritores como Rilke, Neruda o Malaparte, en la actualidad sigue siendo un poderoso imán para los miles de visitantes que arriban todos los veranos. En la parte alta de la isla, numerosos hoteles y tiendas conservan todavía un poderoso aire vintage. Permanecen en sus calles el recuerdo de una época en la que los paparazzi  corrían a la caza de las estrellas de cine que eran habituales del lugar. Pero en la ribera, al pie del  muelle de Marina Grande, la atmósfera es muy distinta. Callejones estrechos que discurren entre casas desvencijadas conforman un arrabal puramente marinero. Escondido entre los vetustos edificios de rojo pompeyano, parte un funicular que asciende hasta la cima de la isla. En apenas 5 minutos el viajero pasará  de saborear un auténtico ambiente portuario a toparse con un pueblecito en el que ha arraigado el lujo y la sofisticación.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

capri peli

—————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

*Para poder escuchar integramente esta canción debes tener descargada la aplicación de Spotify

 

Astros y jardines en Chaumont

ch

Chaumont-sur-Loire (Loir- et- Cher) FRANCIA

Para vigilar la frontera entre los territorios de Blois y Anjou, el conde de Eudes mandó edificar hacia el año 1000 una espléndida fortaleza en una loma de la ribera del Loira. Más tarde, en pleno renacimiento, Catalina de Medicis revitalizó está construcción que pasó de ser una mero castillo a un centro de gran actividad social. Aquí se celebraron innumerables bailes  y pantagruélicos  banquetes. Como entusiasta de la astrología, la reina acogió en en el castillo de Chaumont a las figuras más  reputadas del momento, entre ellos al mismísimo Nostradamus. La magia que transmite el entorno del Loira adquiere en estos lares una especial relevancia. Estos terrenos, sobre los que se organiza el Festival Internacional de Jardines, reúnen anualmente a los mayores expertos mundiales en  paisajismo del mundo. Arte y naturaleza dialogan en Chaumont con las estrellas.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

 

ROM

 

——

—————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

 

*Para poder escuchar integramente esta canción debes tener descargada la aplicación de Spotify


 

Nápoles normanda

 

 

 


castillo napoles

Castel dell’Ovo (Nápoles) Campania ITALIA

Sobre un islote rocoso situado en lo que hoy se conoce como Golfo de Nápoles, los griegos establecieron en el siglo VII a.C. un importante asentamiento. Fue el germen de la antigua Megaris que siglos más tarde se convertiría en la ciudad de Nápoles. Cuando los normandos en la Edad Media consolidaron su dominio en el sur península itálica, levantaron aquí una fortaleza  inexpugnable. Su nombre, “Castel dell”Ovo”, se debe a que Virgilio escondió aquí un huevo y profetizó que si éste se rompía, el castillo sería destruido. Nada de eso sucedió y el bastión más antiguo de la capital de la Campania se mantiene irreductible frente a los embates del tiempo. En los atardeceres de agosto, los muros del viejo castillo resplandecen sobre la silueta del Vesubio. No hay nada más napolitano.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

maca

 

 


  • Para poder escuchar esta canción tienes que tener descargada la aplicación de Spotify