Los amantes de Balatonfüred

balaton fured

Estación de ferrocarril de Balatonfüred (Hungría)

En los lejanos veranos del siglo XIX lo más granado de la nobleza de centro-europea peregrinaba con entusiasmo a las riberas del lago Balaton. En torno a su lujoso balneario, emergió lentamente una pequeña ciudad que se fue dotando de los más modernos servicios. Teatros,restaurantes y hoteles de aquel Balatonfüred servían de punto de encuentro para un buen número de escritores románticos. Allí la vida era tan lenta como alegre;un remanso de paz en un siglo convulso. A orillas del lago se generó una ambiente ideal para entablar las más interesantes relaciones sociales y los amores más prometedores. Atrás quedan los largos años de esplendor. En la destartalada estación, entre las vías muertas, una pareja se abraza furtivamente.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

 

ficha espias

Óbidos, tierra y piedra

OBIDOS

Rua Direita de ÓBIDOS . PORTUGAL

“Para el viajero, Óbidos no es sólo una tierra con personas, calles excesivamente floridas, buenas pinturas y buenas esculturas. Es también un lugar del paisaje, un accidente, una arruga de tierra y piedra”.

José Saramago (Viaje a Portugal)

En el centro de Portugal, entre suaves colinas rebosantes de viñedos, se aparece ante nuestros ojos un pueblo amurallado al que llamaron Óbidos. Atravesando la Porta da Vila, accedemos a un entramado de estrechas calles adoquinadas. Sobre las blancas fachadas de sus casas, una multitud de bungavillas y geranios exhiben todo su color. Aunque en 1755 un fuerte terremoto derrumbó gran parte de la ciudad, esta villa centenaria ha sabido conservar su legendaria belleza. Una muestra del poder romántico y cautivador de Óbidos es lo que sucedió en el año 1282. El rey Don Dinis, con el fin de declarar su gran amor, se la ofreció como regalo de bodas a su esposa.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©