Bandujo, una aldea asturiana

 

Bandujo (Asturias) ESPAÑA

Bandujo (Asturias) ESPAÑA

Ascendiendo por una carretera estrecha, entre tupidos bosques de robles y castaños, el viajero llega a la aldea de Bandujo. En este lugar recóndito de la montaña asturiana nos llama la atención su caserío concentrado y su aire de autenticidad. Los vecinos siguen dedicándose a la ganadería y trabajando la huerta, como ha sucedido durante generaciones. Sobremanera nos sorprende el palacio y su magnífica torre, construida en la Baja Edad Media (una de las mejor conservada del Norte de España). Da la sensación que todo permanecer intacto en esta aldea de cuarenta habitantes.,

 Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

Burgui y la almadía

 

 

Burgui (Navarra) ESPAÑA

Burgui (Navarra) ESPAÑA

Hasta los años cincuenta del pasado siglo, muchos de los ríos del Pirineo navarro hacían las veces de modernas autopistas. Debido a que sus bosques resultaban inaccesibles, para transportar su madera se empleaban unas tradicionales pero veloces embarcaciones: las almadías. Estos vehículos fluviales consisten en grandes balsas de troncos, a los que se ataba la carga con mimbres y cuerdas. Todas las que navegaban por el río Esca solían arribar a los muelles de Burgui.  En este encantador pueblo del valle del Roncal, cada primavera se festeja el día de la almadía. En esas fecha los troncos vuelven a surcar el río. Sobre ellos, intrépidos pilotos vestidos a la antigua usanza los conducirán a buen puerto.

 Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

Noches solares en Montrésor

Montresor

Montrésor (Indre-et-Loire) FRANCIA

Con todo merecimiento el pueblo de Montresor, en el valle del Loira, ha recibido la consideración de uno de lo pueblos más bellos de Francia (otorgado por la asociación Les plus beaux villages de France) . Esta pequeña localidad conserva en buen estado sus edificios históricos más relevantes, como su iglesia, el mercado de lana o el lavadero. Por un estrecha calle adoquinada se asciende hasta el Castilllo. Un lugar perfecto para comprobar todo el entorno : huertas, prados y bosques se integran a la perfección en un paisaje idílico.

En las noche de verano se celebran las Nuits Solaires. Alrededor del riachuelo se despliega un emotivo espectáculo de luz y sonido. Se iluminan los estanques y se proyectan imágenes sobre las casas. Todo ello acompañado de música y efectos sonoros. Esta escenografía envolverá al espectador en una atmósfera de emocionante irrealidad.

 Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©