Castelo de Vide, herencia judía

Castelo do vide

Juderías de Castelo de Vide (Alentejo) PORTUGAL

Otrora tierra de reñidas batallas, el extremo oriental del Alentejo está salpicado por pintorescas villas fortificadas. Cuando el viajero vislumbra la silueta de la Sierra de Mamede se topa irremediablemente con un imponente castillo. A sus pies se arremolina la pintoresca y sorprendente localidad de Castelo de Vide. Durante el siglo XII se asentó aquí, junto al burgo medieval, una importante y pujante comunidad hebrea. Caminando sobre su destartalado empedrado, descubrimos restos de su vieja judería. A destacar los restos de su vetusta sinagoga y un sinfín de huellas centenarias.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

condenado

 

Vejer, historia y luz.

Arco de las Monjas (Vejer de la Frontera) Cádiz. ESPAÑA

Callejón del arco de las Monjas (Vejer de la Frontera) Cádiz. ESPAÑA

A orillas del río Guadalete emerge un laberinto de calles sinuosas que atrapará poderosamente al viajero. Entre jazmines y casas encaladas, el visitante se elevará hasta la cima de una gran loma, donde el castillo es dueño y señor del paisaje. Desde allí se presiente el Atlántico y se abraza la comarca de la Janda. Desde esta atalaya se palpa la importancia que tuvo Vejer como bastión defensivo en otras épocas. La  antigua Baessipo fue un enclave muy disputado por pueblos que un día fueron invasores, pero que dejaron una apreciada impronta. En todo el entramado urbano de intramuros la influencia musulmana es plenamente reconocible. Admirables son su pintoresca Judería, sus arcos transversales y sus patios luminosos. Desde cualquiera de sus recónditos miradores, Vejer se asoma a un paisaje sin frontera.

 

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

fotog en AZUL plantilla Aquí se rodóPresentación1

Besalú, un puente al pasado

Besalú (Girona)ESPAÑA

Besalú (Girona) ESPAÑA

Un puente centenario sobre el río Fluvià es la puerta de acceso a la maravillosa villa medieval de Besalú. Todo el casco histórico es una joya: desde su laberinto de calles intrincadas a la magnífica plaza porticada. Pero destaca sobre todo las manifestaciones de su gran herencia hebrea. En su espléndida judería descubrimos un miqvé (baño que cumplía la finalidad de purificar el alma mediante la inmersión total del cuerpo.) La visita a este rincón de la Garrotxa cumple un objetivo similar: libera nuestra mente y nos sumerge en la época de trovadores, caballeros y princesas.

                                        Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©