Un luminoso mosaico llamado Positano

positano

Spiaggia Grande. Positano. Campania. ITALIA

Para recorrer la costa amalfitana es imprescindible deslizarse sobre una Cinta Azul. Es así como los lugareños llaman a una serpenteante carretera que se arremolina sobre impactantes barrancos y acantilados. Después de un trayecto en el que resulta casi imposible no marearse, la mirada del viajero se paraliza ante la primera visión de Positano. Nos topamos ante decenas de casas de múltiples formas y tonalidades, que en forma de cascada, se precipitan sobre un mar reluciente.

En esta localidad de la Campania se fusiona sin estridencias la tradición pesquera meridional con una estética turística de aroma vintage. En los años sesenta se acuñó aquí el término de moda Positano. (fue el primer lugar de Italia donde se utilizó el bikini  y donde se diseñaron originales prendas veraniegas). Caminando por sus estrechos callejones repletos de glicinas, descubrimos innumerables boutiques que se alternan con pequeños locales de arte y de venta de souvenirs. Desde la arena fina de su playa, contemplamos como ese mosaico colorista se torna en un gran anfiteatro frente al mar.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

bajo el sol de la toscana

Playa Mira y la xávega

Praia Mira PORTUGAL
Praia de Mira (Coimbra ) PORTUGAL

Un fuerte viento sacude las arenales de la Costa de la Luz. Es un día luminoso y sus infinitas playas de arena blanca se pueblan de turistas y amantes del surf.  Podría ser esta una imagen tópica de una moderna zona turística. Pero al pie de unas dunas, descubrimos vestigios de otra época. Allí un grupo de coloristas barcazas, rodeadas de un mar de  mallas de pesca, nos recuerda el arte de la xávega. Esta práctica consistía en soltar desde una embarcación unas inmensas redes,que posteriormente eran arrastradas por parejas de bueyes. Una estampa tan tradicional que ha ido abandonándose; ahora son los tractores los que tiran de las redes.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©

 

 

 

.

 

Burano

burano

Fondamenta Pontinello (Burano) VENECIA-ITALIA

El transbordador que recorre la laguna veneciana arribará en breve momentos a la isla de Burano. Desde una ventana, el viajero intuye que ha llegado a una lugar muy diferente a todo lo visto hasta ahora en la Serenissima. Aquí todo tiene una escala muy distinta a los grandes palacios e iglesias del Gran Canal. Pequeñas casas pintadas con colores chillones, se reflejan sobre sus canales de miniatura. En otro tiempo Burano fue famosa por tejer el mejor encaje (merletto) de Europa, y por gozar de una importante flota pesquera. Hoy estas actividades tradicionales casi han desaparecido. Pese a que se ha difuminado parte de su antigua esencia, este islote de tonalidades infinitas siempre permanecerá en nuestra retina.

Autor de foto y texto: Alfredo Medina ©